Superar el examen para bailar tango

Story | Opinion | Paco Castellano | 1 Apr 2024 | 0 comments

Actualmente el tango se manifiesta en multitud de eventos en todo el mundo. Atenderé especialmente a los relativos al baile social, donde los tangueros nos conocemos, nos reencontramos, nos abrazamos, compartimos risas y momentos felices. Quizá por esto también el tango haya sido objeto de estudio a la hora de entender el mundo (estudio muy documentado sobre tango que plasma en su blog Antonio García-Olivares (http://www.entenderelmundo.com)

Milongas locales, encuentros internacionales, maratones, festivales…los que bailamos tango sabemos que no hay mes en el año sin un evento extraordinario, aparte de las milongas semanales o mensuales, donde poder ir a bailar tango; cuando no más de uno y de dos. En Valencia, sin ir más lejos tenemos cinco a lo largo de este 2024. En algunos con espectáculos y clases magistrales de experimentados y famosos bailarines profesionales, orquestas y cantantes; en otros con una gran cantidad de horas de baile, tipo a la película “Danzad, malditos”, los maratones donde nada distrae el acto de bailar y bailar hasta reventar los zapatos. La música con excelentes selecciones de reputados Tdjs, a veces con la tecnología analógica de los antiguos giradiscos y vinilos.  Ya no vale cualquier piso y se anuncian pistas de madera donde la pisada, amortiguada evita lesiones en los pies y los giros y enrosques se deslizan sin casi oponer resistencia.

Tanto han proliferado que no sólo los organizadores han dejado de preocuparse de captar suficientes bailarines inscritos para su evento, sino más bien cavilar cómo limitar esas inscripciones para que todo resulte mejor: relación equilibrada entre conductores o leaders y seguidores o followers, exigencia en el nivel de baile – a veces se pregunta los años de baile que tiene el que se va a inscribir, la exigencia de asistir con pareja, el pronto pago, el respeto estricto de los protocolos tradicionales de la milonga (circulación, cabeceo, …). Por cierto, que el estudio aludido no centra el origen de estos protocolos a la tradición porteña como se argumenta, sino que revela su procedencia al “invento de los organizadores europeos en su intento de dotar de supuesta autenticidad a estos eventos” y por tanto son recientes, centrados en los años 90.

El culmen de estas condiciones quizá sean los “encuentros cerrados”, donde los asistentes son admitidos sólo tras una durísima selección atendiendo a su calidad de baile, edades, procedencia, recomendación o, directamente, mediante estricta invitación del organizador.

Me imagino la satisfacción de muchos privilegiados bailarines que son admitidos o invitados a estos encuentros, pues seguramente disfrutan de un evento de alta calidad y se sienten evaluados con un sobresaliente tanguero por el hecho de haber sido admitidos. También la frustración de quienes desean fervientemente asistir a alguno que conocen pero que no pueden hacerlo al no pasar el corte en su nota de evaluación tanguera.

No entiendo tanto que soporten estoicamente algunos extravagantes condicionantes por mucho que se disfracen de algo divertido y desenfadado, como la obligación de llevar un sombrero rojo proporcionado a la hora de ser aceptado uff! tras haber tenido que superar múltiples escalones preinscripción, o prohibiciones peregrinas, como la de llevar cinturones blancos si no llevas zapatos blancos. Ya digo, a pesar del aspecto anecdótico y jocoso de estas extravagancias, no hay que olvidar que a la hora de la verdad suponen reglas impuestas que es necesario seguir. Por supuesto que deben saber y saben que incumplimientos de comportamiento, vestimenta, estilo de baile o decoro conlleva expulsión sin apelación posible y sin derecho a reintegro de lo abonado.  Reintegro que desde el principio te dicen que no es posible en ningún caso. Tampoco tienen derecho a quejarse o pedir explicaciones a los organizadores si no son admitidos. Ya avisan que no responderán y se permiten aconsejar que no recurran a ellos con “lloriqueos”. Da la sensación que el inscrito no tiene ningún derecho y que el organizador los tiene todos, y aun así se agotará el aforo a pocas horas – quizá minutos- de abrirse la inscripción.

Definitivamente el tango ha superado ampliamente su década negra y corre veloz tras su desarrollo imparable. Ahora queda esperar que el precio lo podamos asumir los que apasionadamente bailamos tango allá donde podemos y cuando podemos.

http://tangoenvalencia.es

_______________

Este artículo ha sido publicado previamente en el blog de tangoenvalencia.es



Author:

Collaborators: None...

Credits: Image: rawpixel.com en Freepik

Published: 1 Apr 2024 @ 18:22

Comments

SITS ON THE STORY POST
Status
Title
Story
Related comment ID
IF THE CURRENT USER IS THE AUTHOR OF THE STORY - TELL NOONE
IF THE CURRENT USER IS NOT THE AUTHOR OF THE STORY - TELL THE AUTHOR OF THE STORY
Post my comment